Lo público es de [email protected]

En la televisión educativa se unen el enorme potencial del aprendizaje con la capacidad de transformación: para manifestarse, ambas necesitan un espacio libre y accesible.

Crear contenidos desde cualquier medio de comunicación implica rigor, apertura, variedad y calidad. Es una gran responsabilidad, aún mayor cuando hablamos de medios públicos, que por definición deben servir a la sociedad.

Evidentemente, la responsabilidad también es una gran oportunidad: se ha dicho muchas veces y de muchas maneras, pero pocas con la elocuencia del físico estadounidense Michio Kaku en este video: «el conocimiento es poder, el conocimiento es democracia».

Uno de los mitos más persistentes que afectan a los medios públicos es que nos estamos viendo el ombligo todo el tiempo (por decirlo así). Se cree que hacemos contenidos sin preocuparnos por la calidad y sin pensar en la audiencia; pero es todo lo contrario, especialmente cuando hablamos de medios destinados al aprendizaje.

Al abrir un micrófono o encender una cámara, estamos creando ventanas para que la gente se asome al mundo. Y no olvidemos que el mundo empieza siempre junto a nosotros: que lo personal siempre es el inicio de lo global. Cuando concebimos lo público desde esa perspectiva, el conocimiento se transforma en una herramienta de cambio: es un círculo virtuoso en el que crece la sociedad y crece el conocimiento.

¿No es esa una de las funciones más importantes de la escuela? En la televisión educativa se unen el enorme potencial del aprendizaje con la capacidad de transformación: para manifestarse, ambas necesitan un espacio libre y accesible.

Una televisión educativa realmente diversa e incluyente no se puede dictar desde un escritorio en la metrópoli.

Esa es la apuesta. Cuando hablamos de recuperar lo público, de recuperar los medios públicos, no hablamos de hacerlos ‘gubernamentales’, sino populares. Quiero ser muy precisa en esta definición: «populares» en el sentido de su pertenencia a todo el pueblo, es decir, a cualquier persona, sin distinción de género, nivel socioeconómico, lugar de residencia o creencias.

El potencial es inmenso y para liberarlo se requiere participación. Por eso, estamos invitando a todas y todos quienes tengan proyectos educativos a sumarse a la Coordinación General @prende.mx: aprovechen estos canales de comunicación que son públicos y, por lo tanto, suyos.

Una televisión educativa realmente diversa e incluyente no se puede dictar desde un escritorio en la metrópoli: debe crearse en los mismos ámbitos donde está la gente que la necesita. Durante muchos años se concibió a la riqueza de todo tipo (incluyendo la cultural) como migajas que caían desde una mesa innacesible para la mayoría: en realidad, la riqueza está en ebullición desde abajo y se expande, encontrando su camino en cada rincón del país.

Por eso, si tienes una idea, un proyecto, una propuesta para hacer contenidos educativos en video o audio, para cualquier plataforma o formato, acércate a nosotros: queremos escucharte.

La cuenta de Twitter de esta Coordinación es @aprende_mx y a mí puedes encontrarme como @pimentela_. Hagamos televisión pública, televisión de todas y todos.

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en linkedin
LinkedIn